CerrarUtilizamos cookies propias y de terceros. Seguir visitándonos supondrá su aceptación explícita. Lea nuestras Políticas de privacidad
Sin Hollín

Deshollinadores en Guadalajara y Madrid

Limpieza de Chimeneas
Instalación y Reparación de Chimeneas, Estufas y Calderas
Chimeneas Metálicas, cómo funcionan
Las chimeneas metálicas, también llamadas técnicas, son aparatos diseñados para aprovechar el calor mejor que las chimeneas abiertas. Hay varios tipos, como el cassette, el hogar metálico o recuperador de calor y la estufa tradicional mejorada. Existen hoy en día aparatos que aprovechan hasta el 80% del poder calorífico de la leña pero lo normal es que ronden entre el 65% y el 75%, valores muy superiores al 15% o 25% de una chimenea abierta. Hablamos de conseguir tres o cuatro veces más calor con la misma cantidad de leña.

Esto es posible controlando la cantidad de aire que entra al hogar y aprovechando mejor el calor generado. Para ello las entradas de aire son regulables y los aparatos están diseñados para que el metal pueda absorber el calor y desprenderlo con un mínimo desperdicio.

A medida que vamos abriendo dichas entradas el fuego se va avivando, se produce más calor, se emite menos humo y se mancha menos el tubo. Tenemos que ir probando hasta encontrar el punto medio entre consumo y calor, cada aparato tendrá el suyo en función de la leña utilizada y de sus condiciones técnicas.

Estas entradas se denominan también tiros y se las llama primarias y secundarias. La primaria es la que va a aportar aire a la base del hogar. Se suele situar en la puerta, en la parte frontal del cuerpo o en la compuerta del cenicero. Es la que más influye en la combustión. En muchos aparatos esta entrada se realiza a través de la puerta del cajón del cenicero, así que es frecuente que la ceniza acumulada estorbe al paso del aire si no se va retirando.

A la secundaria también se la conoce como sistema de cristal limpio, ya que apareció como solución para que el cristal tardara en mancharse por dentro, dejando entrar aire fresco al hogar para desplazar al humo y alejarlo del cristal. El aire entra por la parte alta de la puerta a través de una rejilla. Pero se descubrió que este aire fresco ayudaba a quemar mejor los gases y las partículas, lo que hacía salir humos más limpios y producía más calor. Por esta razón algunos fabricantes también lo llaman sistema de combustión limpia, doble combustión, combustión ecológica, etc. Si el humo se sale por ellas es señal de que algo está mal, o creamos demasiado humo o el tubo está sucio o atascado.

El calor generado en el hogar es absorbido por las paredes del aparato, que son de hierro, utilizándose chapa plegada, hierro fundido o una combinación de ambos materiales. El hierro fundido es más resistente a los efectos del calor y tiene mayores grosores mientras que la chapa aguanta menos sin estropearse pero es más versátil y barata. La manera de aprovechar el calor y el lugar en el que se va a instalar el aparato influyen mucho en el diseño, dando lugar así a varios grupos de chimeneas.

Los hogares metálicos están pensados para ser colocados en el hueco de una chimenea de obra, de modo que sólo la puerta se orienta a la habitación. Como suele estar cerrada el calor transmitido directamente por radiación a través del cristal no es muy grande. La parte más importante del calor aprovechado es la que emiten tanto el resto del cuerpo del aparato como el tubo de salida de humos, que se recoge en una cámara de aire o campana y se introduce en la habitación a través de conductos y rejillas.

Un hogar metálico tipo recuperador de calor necesita una campana más bien grande. A veces es posible aprovechar la de la chimenea tradicional pero si no es posible habrá que hacer una nueva, de obra o de pladur. El aire circulará por convección natural entrando fresco por las rejillas inferiores y saliendo caliente por las superiores.

Un cassette o insertable tiene su propia cámara de aire incorporada y mueve el aire mediante ventiladores eléctricos de bajo consumo de hélice o de turbina. Aún así, siempre que se pueda, es aconsejable utilizar la campana de la chimenea en que se coloca para aprovechar también el calor residual y obtener así mejor rendimiento.

La estufa tradicional, la de cuatro patas, como nos gusta decir, ha evolucionado mucho en técnica y su aparente sencillez se compensa con la belleza de sus diseños clásicos y modernos. Para calentar combina la radiación con la convección y es muy efectiva también.

Las estufas de biomasa (pellet, etc.), de reciente aparición, utilizan tecnologías de intercambio de calor que les permiten actuar como estufas tradicionales o como calderas ya que pueden calentar sólo la habitación donde están pero también pueden utilizar conducciones de aire o agua para llevar calor a otras habitaciones.

Las chimeneas metálicas deben expulsar el humo a través de un tubo apropiado, el conducto de obra de toda la vida es válido pero no es tan adecuado como uno metálico, ya que éste tiene ciertas propiedades necesarias para un buen funcionamiento: mantiene constante su diámetro, no tiene grietas, al calentarse ayuda al humo a circular, disminuye el hollín y no se estropea al deshollinar.

Este tubo metálico está regulado por el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios (ver RITE) y debe cumplir sus requisitos en estanqueidad, resistencia a la temperatura, a los condensados y corrosión, al fuego de hollín y distancia mínima del tubo a materiales combustibles. Además es muy recomendable que tenga pocos codos y con poco ángulo (45º o 30º) y que el tramo que está a la intemperie sea doble con aislamiento por el interior para que no se condense la creosota y se salga (ver ¿Qué es el hollín?).

A la hora de escoger una chimenea metálica debemos tener ideas claras en lo referente a su estética, su tamaño, su capacidad calorífica, el tiempo y modo estimado de utilización, su duración y su mantenimiento. La variedad de modelos hoy en día es enorme, desde los clásicos de toda la vida hasta diseños futuristas, desde la estufa de cuatro patas hasta los cassettes con puertas elevables. Así que habiendo chimeneas metálicas, cassettes, hogares, estufas y calderas para todos los gustos, sólo hay que escoger lo que más nos guste, buscar un buen instalador y empezar a disfrutar del calor entrañable de la leña.

Volver a la portada




Aviso legal, Política de privacidad y Política de cookies

© 2012 www.sinhollin.com - España - Todos los derechos reservados